Lunes por la mañana

18 agosto 2009 1 comentario

No hay nada que haga sentir más importante a un BOFH que un lunes por la mañana.

La primera media hora suele ser crítica para toda la empresa, cosa harto comprensible, puesto que desde el viernes por la tarde hasta esas impestuosas horas de la mañana han pasado unas nada despreciables 62 horas, o unos imponentes 3.720 minutos… tiempo más que de sobra para que nuestros bienamados lusers se hayan olvidado de su usuario y contraseña, de que por mucho que les moleste una ventanita minimizada, no deben cerrar el script del logon para que se le pueda mapear correctamente la unidad remota (a la que ellos llaman “Jota” o “Eme”), u otros factores igual de importantes que hacen de ese momento de la semana, un momento crítico en cualquier empresa que se precie.

Es por ello que tengo el sano hábito de llegar una media hora tarde cada lunes. Pero claro, nada más abrir la puerta, empieza el espectáculo.  La chica de la recepción, muy maja ella, me comenta que me han llamado desde la oficina de Madrid, que están histéricas. Le doy los buenos días y las gracias por la utilísima información y subo las escaleras hasta mi puesto. Pero ni me he sentado que el teléfono ya suena como un poseido:

Ring, ring, riiiiiiiiiiing!!!

– Sistemas.  ¿Qué te pasa, Tangatirantes?
– ¿Malevolent? Hola soy Tangatirantes…
– Ya lo se, mujer, ¿no me has escuchado?. ¿Qué quieres?
– Pues que no va nada.

(Ya estamos, como un puto libro abierto)
– Define “no va nada”.
– Pues eso, que no va nada, de entrada me dice que la contraseña es errónea
– ¿En qué momento te dice eso?
– Pues nada más empezar, con la ventanita esa blanca.

– (El logon…) Pues entonces lo que no va bien es algo que se encuentra entre el teclado y la silla.
– ¿Perdona? Mira Malevolent, no me vengas con tus acertijos, que llevo media hora y todavía no puedo trabajar, baja que como venga el jefe y me pregunte le diré que el ordenador no me funciona.
– ¡Uyyyy, qué miedo! Mira, Tangatirantes, no me vengas con soplapolleces y pon tu usuario en lugar de lo que haya, en el primer campo, y luego tu contraseña, y a ver si llegamos los lunes antes, que son las 9:35 y como te vea el jefe que ni has iniciado la sesión, descubrirá lo inútil que eres, y por muy buena que estés, te echará a la calle (que es lo que esta chica debería hacer…al menos lo haría bien, digo yo).
– ¡Míralo él! ¡El que llega cada día a su hora, ja! En fin, entonces, ¿qué tengo qué quitar lo que pone arriba de “administrador” y poner “tu usuario”?
– Sí hija, pon eso, a ver qué te dice…

Clic

Paso de ella, está muy buena pero para no salir de la norma, todo lo que tiene de tía buena, lo tiene de imbécil… yo flipo como regalan los másters en según que carreras, y luego quieren retirar la ingeniería informática de las carreras homologadas… en fin, me iré a por un café antes de que llame de nuevo la muy cenútria.

Cuando bajo a la cafetera, la recepcionista me pasa el parte de que mientras hablaba con Tangatirantes, me han llamado de la oficina de Zaragoza y otra vez de la de Madrid. Recojo mi laxante cafelito y me vuelvo a subir a mi puesto. Abro el lector de noticias y me pongo a leer los RSS interesantes mientras me tomo el café.

Ring, ring, riiiiiiiiiiing!!!
(Joder, ni dos sorbos me dejan tomar)

– Sistemas. ¿Qué, Tangatirantes, te dice que el usuario o la contraseña son incorrectos?
– Hola Malevolent, soy Tangatirantes…
– ¿No jodas? Y mira que en la pantalla del teléfono pone que eres Angelina Jolie… qué desilusión…
– No entiendo lo que dices… pero esto sigue sin funcionar
– A ver, que no es tan difícil, en el primer campo tienes que poner “tangatirantes” y en el segundo campo la contraseña que pusiste para entrar en windous el viernes pasado, que es la misma que pusiste desde que trabajas aquí. ¿Te acuerda de ella al menos?
– ¿Y porque me has dicho antes que pusiera “tu usuario”? ¡Pues vamos bien! Que sepas que me ha visto el jefe peleando con el ordenador y le he dicho que no funcionaba y que llevaba más de media hora intentando entrar y tú ni estabas por aquí siquiera, ¡así que te vas a enterar!
(¡Será puta!)
– Bueno guapa, haz lo que te digo o vete a comer nabos duros por ahí, a mi me la pela lo que hagas.

Clic

Menuda cerda, ¿con que vamos de acusicas, eh? Nada, nada, a por ella antes de que llame el $BOSS. Botón derecho en Mi PC –> Administrar –> Botón derecho en Administración del equipo (local) –> Conectar con otro equipo –> Pongo la IP de Tangatirantes –> Visor de sucesos –> Sistema –> Filtro por el ID de proceso 6009, et voilà! a las 9:32 acabó de cargar el ordenador de Tangatirantes… esta niña es más tonta que afeitar bombillas, mira que pretender engañar a su BOFH… en fin, hago un screenshot y lo copio en el correo, esperando el mail o la llamada del $BOSS.

Mientras no me llama o me escribe, llamo a la oficina de Madrid, que me dicen que estan sin Internet, sin correo, sin la “Jota”… le hago un ping al server y no responde, le hago otro al router y tampoco, perfecto. Les digo que abro una incidencia en Timofónica, como ya me lo imagino, hago un ping también al router de la oficina de Zaragoza, que tampoco me responde… ¡cojonudo! La mierda de la NETLAN de telefónica no funciona… hago otro ping a la oficina de Vizcaya… esa si que va. Bueno, al menos no se me ha caido toda la jodida VPN, pero por si acaso lo compruebo. Una vez indagado, abro una incidencia en Timofónica por las sedes que no tienen conectividad con la central (tres en total, pero como tengo el teléfono pegado a la oreja, supongo que la tercera, por mucho que me llame, le comunicaré todo el rato).

Al fin cuelgo el teléfono, mirando con pesar mi café, que si de entrada ya está malo, frío encima es la muerte. Me lo bebo de un trago justo a tiempo para ver como me llama el $BOSS. Ya era hora coño.

Ring, ring, riiiiiiiiiiing!!!

– Sistemas.  Malevolent al habla, ¿qué quiere $BOSS?
– Malevolent coño, ¡¡que tengo a media empresa parada!!
– Ya está en proceso, $BOSS, es una incidencia de Timofónica a nivel estatal, a nosotros nos afecta en tres sedes solamente. He abierto parte y aseguran que antes de cuatro horas lo tenemos solucionado.
– ¿Tanto tiempo? ¿Y que van a hacer miestras tanto?
– Pues lo que hacen cada día…
(espera, mejor no nos pasemos demasiado, que los lunes cuando empiezan así de bien, $BOSS suele ir a degüello) ... que diga, algo tendrán que hacer que no sea imprescindible el uso del ordenador. El mantenimiento que pagamos es el mejor que ofrece nuestro ISP, y si en cuatro horas no está solucionado llamo y me cago en las madres de quien haga falta. Palabrita.
– Pues a ver si esto lo hacemos antes, ¿eh? ¡Que son las 9:48 y esto lo podías haber hecho hace una hora! ¡A ver si te voy a descontar lo que hemos perdido en este momento!
(Lo dicho, mal follado a más no poder)
– Lo hubiera hecho antes si ciertos usuarios no me hubieran entretenido, pero como sabe, $BOSS, cada día a primera hora pasa lo mismo, si tan solo la gente recordara su contraseña sin tener que mirarla en el post-it, la empresa iría mucho mejor.
– Si claro, ¿me estás diciendo que contrato a incompetentes?
– No lo dude, y muchos cobran una pasta
(ciertamente mucha más que yo).
– ¡Menos gilipolleces, Malevolent! Tú tienes que hacer tu trabajo y ayudarles, que Tangatirantes te ha tenido que esperar más de media hora a que le ayudases.
(¡¡Por fin!!)
– $BOSS, que no le engañen las apariencias
(ja! el putero este no se va a fijar, no)  no se a que hora a entrado, pero SÍ SE a que hora a encendido el ordenador, y yo a esa hora estaba intentando averiguar qué sucedía con la conexión con las oficinas que no tenían conexión a la central. Creo que es prioritario que puedan trabajar cincuenta personas que no una que no se acuerda de su contraseña.
– ¡No vayas de listo, Malevolent! Yo mismo he visto con mis ojos que no le aceptaba la contraseña, y dice que llevaba así media hora.
(Enviándole el mail con el screenshot de antes)
– $BOSS, le paso un pantallazo del registro de la máquina de Tangatirantes, como puede ver el ordenador acabó de arrancar Windows a las 9:32 am. Si no me cree con esto, tenemos un problema, y gordo.

A ver que se ha pensado el carapolla este, de una empresa de un centenar de trabajadores hay diez tíos, y de las mujeres, más de la mitad no llegan a treinta años y están de muy buen ver. Pero de que le mole al viejo verde estar rodeado de mujeres cuya máxima preocupación es de que si la minifalda les hace las piernas muy gordas, o de que si la sombra de ojos les conjunta con el color de los zapatos (de tacón, claro), a que me las defienda a capa y puñal respecto a mi, va un largo trecho. Y el que maneja la información SOY YO.

¿Lo ha visto ya? Los ordenadores no mienten, ¿y ve como la primera fecha de hoy empieza a las 9:30? Eso es porque a ESA HORA Tangatirantes el dió al botoncito de encender el ordenador, pero claro, conociéndola, es posible que llevara desde las 9:00 llamándome porque no se acordaba de como se hacía para encenderlo, como es así de lista la chica…

(Ea, ya está, entre todos han despertado mi furia innata, ¡a tomar por culo todo!)

– Y ahora si me permite, tengo una pila de incidencias que resolver, porque con el tema de la dichosa VPN, entre otras, he perdido una hora de trabajo y debo tener a la otra mitad de la empresa histérica porque no le van las impresoras, o el firewall les capa el facebook o cualquier otro problema critiquísimo que seguro que les impide trabajar.
– Así que Tangatirantes ha encendido el PC a y media… me lo apunto. Continúe Malevolent, buen trabajo y perdone que le haya molestado…

Clic

No, si en el fondo no es mala persona, este hombre. ¿Viejo verde? sí. ¿Imbécil? un rato largo. ¿Malhumorado? hasta la médula, pero al menos cuando ve que le han tomado el pelo se retracta.

Bueno, no está mal para empezar el día y la semana, en media hora la que se ha liado, pero al menos ahora puedo ir a por otro café y tomármelo con más tiempo mientras leo las noticias en mi lector RSS.

Categorías:bofh, lusers

¡Hola mundo!

Como el ave Fénix resurgiendo de sus propias cenizas, envuelto en la ira abrasadora del purificador fuego, escribo éste mi primer artículo para anticiparos de qué tratará “Malevolent contra el mundo“.

Uno es de vocación informático, y de oficio, puta de las baratas. Soy un individuo de unos treinta años cuya formación ha ido pasando de la electrónica industrial a los sistemas informáticos, pasando desde las telecomunicaciones a la programación, así como de los diferentes sistemas operativos, redes, seguridad, encriptación y demás frikadas relacionadas… treinta años dan mucho de sí, sobretodo si empiezas a trastear con tu Amstrad CPC 464 a los ocho añitos y desde entonces no haces más que profundizar en el mundo de los ordenadores y todo lo que les rodea.

Hace unos ocho años que me gano las habichuelas con ello, y los últimos cinco años, como administrador de sistemas… Administrador de Sistemas. SysAdmin… suena imponente, ¿verdad? Suena a que eres el que dirije el cotarro de toda una empresa, como que por encima tuyo tan solo está $DEITY, y el $BOSS, en ese orden. Y puede que algún agraciado se encuentre en esa situación, que le puede vacilar a toda la empresa (excepto al $BOSS, claro) sin pudor ni temor a que nadie le diga nada ni que hayan represalias.

Quizás esos SysAdmins son unos ingenieros de primera, así como el pilar maestro de su empresa, que si no estuviesen, el que viniera, entre pitos y flautas, se pasaría meses poniéndose en situación.

Pero ese no es siempre el caso. De entrada para mi la definición de SysAdmin sería:

SysAdmin (s): Dícese de aquél individuo que no ha recibido entrenamiento alguno por ser infrapagado en hacer lo imposible con lo obsoleto.

Yo por ejemplo no he acabado la carrera, tampoco es que me importe, porque le puedo pasar la mano por la cara a muchos ingenieros despues de habérmela pasado por el culo y a ellos les olería a rosas, pero eso hace que el trabajo de SysAdmin que tanto me mola acabe degenerando en el puñetero BOFH que soy.

Aunque al mal tiempo hay que ponerle buena cara, o eso dicen, y es por ello que a ser BOFH le veo dos partes positivas: la primera es que en el fondo continúo siendo el SysAdmin y realizo las funciones que pertocan a ese oficio, con la dificultad añadida de curtirme en veintemil batallas diarias dando el temido y nunca bien ponderado soporte a usuario final. De esta forma, cuando algún día, y se que ése día llegará, me tenga que dedicar a realizar sólo tareas de SysAdmin, me sobrará tiempo para poder hacer cualquier cosa, como sacarme lo que me queda de carrera o jugar al xtanks en el trabajo, por ejemplo

Por otro lado tendré material más que de sobras para poder redactarlos en este blog, porque por muy mal que pienses, por mucho que te lo esperes, aunque creas que ya lo has visto todo o al menos lo relacionado con los lusers, éstos _NUNCA_ dejan de sorprenderte. Son los que dan color y alegría al día a día y la excusa perfecta para escribir otro blog más en la red en el tono de Simon Travaglia, sin desmerecer por supuesto a los que ya hay, que me han hecho partirme de risa y me han proporcionado horas y horas de risa histérica y de muy buenos momentos.

Inspirado en ellos y en ese mismo tono jocoso, este blog tratará de haceros pasar un buen rato, espero que os guste.

¡Saludos!

Malevolent.

Categorías:bofh